El Arte del Videoclub, un libro repleto de nostalgia


Cada página, cada carátula, cada sinopsis de cada película es una inyección directa de cinematografía nostálgica ochentera


#videoclub #peliculasvideoclub #elartedelvideoclub #retrojuguete #caratulasvideoclub #cinevideoclub #Ismaelrubio

No solo Tarantino vivió parte de su infancia y adolescencia en un videoclub, muchos de nosotros así crecimos, entre muebles de películas, tarjetas de “Alquilada” y dependientes que sabían de las últimas novedades en llegar pero no de cine. Vamos, que no tenían ni idea, y cuando les preguntabas sobre la película, daban la vuelta al estuche, leían por encima la sinopsis y te la explicaban. Así, sin ningún tipo de vergüenza. Son los 80 y todo vale.

Yo fui uno de esos chavales que por las tardes, después del colegio y de hacer deprisa y corriendo los deberes, me pasaba horas y horas repartidas en los tres videoclubs que tenía más cerca de mi casa: Milá, Chaplin y La Plaza. Allí estaba yo escuchando las penas y alegrías de los clientes, imaginando que ocurría en la peli después de ver las carátulas, jugando a adivinar según la cara del cliente qué peli iba a alquilar, esperando los estrenos más sonados, aguantando la riña por devolver la cinta sin rebobinar y un día tarde, interviniendo en criticas cinematográficas, sellando mis carnets anuales de más de 300 películas alquiladas, rogando que me guardasen los posters de las pelis, reservando sin poder reservar, odiando a los videoclubs que te daban una caja sin caratula en vez de entregarte la peli con su caja original… Así pasé media adolescencia hasta que llegó el futuro con las primeras películas que se podía comprar y tenerlas para siempre: la saga entera de 007; la piratería con sus carátulas fotocopiadas en blanco y negro; los grandes locales de los Blockbuster; el alquiler y devolución por “vending” y, finalmente, Internet y la desaparición de los videoclubs que me llevaron directamente a estudiar cinematografía, pero ese es otro cantar y muy lejano.



Por todo ello este libro me ha llegado muy adentro, tocando todas las fibras de la nostalgia y muchos sentimientos. He recordado cada una de las carátulas como si estuviera en uno de aquellos locales, con su olor a plástico y polvo característico, viendo y viendo cintas. Imaginando. Disfrutando. Creando.

No soy crítico literario ni lo pretendo, por ello ruego se me disculpe con estas líneas que solo pretenden dar la enhorabuena tanto a los autores del libro como a la editorial. El Arte del Videoclub de Ismael Rubio es realmente un compendio de imágenes de películas, que nos llevan a los 80 de inmediato creando una mueca de sonrisa en el rostro. Nostalgia pura. Podríamos dividir el libro en 2 partes: Una como añoranza melancólica de aquellos años en que los videoclubs reinaban en el sector del entretenimiento y, por otra parte, un homenaje directo a los autores e ilustradores -la mayoría desconocidos- de las carátulas de las películas en VHS, Vídeo 2000 o Betamax.


El vídeo fue el mayor entretenimiento en los 80

Impresionantes ilustraciones 

En aquella época la ilustración se utilizaba por encima de la fotografía. Así, el 90% del packaging de cualquier sector estaba representado con una fantástica ilustración. El 7º arte no podía ser una excepción y tanto los carteles de cine, los cartelones de las salas y las cajas de las cintas de video estaban ilustradas por verdaderos maestros del pincel, del marketing y de la venta, porque era el único reclamo para el consumidor. Una buena, creativa e imaginativa carátula era preludio de éxito de alquiler. Tanto era así, que casi se rozaba el engaño ya que en (en muchas) ocasiones la carátula era mucho mejor que la película. El Arte del Videoclub representa a la perfección ese período de creatividad artística repleto de obras de arte, que cautivan a la imaginación de antes y de ahora.

Composiciones e ilustraciones que eran arte puro 

Solo para alquiler

El libro repasa la trayectoria de la comercialización de las cintas de video en España y es un homenaje a esa maravillosa época. Ismael Rubio, su autor, es un cineasta empedernido y fanático del extraordinario mundo del videoclub y ese amor se huele en cada carátula seleccionada. Mi enhorabuena más sincera.

Qué pedimos, solicitamos y rogamos al autor y editorial:

1) Una segunda, una tercera y una cuarta parte…

2) Clasificación por temáticas 

3) Y la pera limonera: Breve crítica de la carátula y de la película


Es impresionante como la valiente editorial The Force Books no para de publicar interesantísimos libros del mundo del cine, la ciencia ficción y la fantasía. Tal y como indican en la web: The Force Books nace con el fin de facilitar la edición y distribución de las obras de los autores bajo los sellos The Force Books, The Force Records, The Force Films y The Force Prints.

Las películas de Belmondo eran sinónimo de éxito

Es de justicia mencionar a José Gracia porque a través de él conocí esta maravillosa editorial. José junto a Francisco Llorens y Antonio Collado crearon la editorial para ayudar a autores en la autoedición y editar todos aquellos proyectos relacionados con el universo Star Wars y otros temas del fandom.

EL ARTE DEL VIDEOCLUB

RUBIO, ISMAEL / EDITORIAL: The Force Books

ISBN: 978-84-121804-7-3 EAN: 9788412180473 Nº PÁGINAS: 220

FECHA PUBLICACIÓN: 15-12-2020




Además no podía terminar esta entrada sin mencionar la Cinepedia delos 80 (Verkami) que verá la luz en este 2021. Una extensa guía para recordar  las películas estrenadas en la década de los 80. Un lujoso libro visual de 400 páginas en formato de fichas con secciones especiales: "Como se hizo""Detrás de las cámaras" o "¿Qué fue de los actores?" Estamos deseando que se publique en primicia para los mecenas.


Más Allá del Valor: Primera película que disfruté en vídeo en 1984

El Centro Mail (los actuales tiendas GAME) fueron pioneros en el alquiler de juegos de consola

El Centro Mail (los actuales tiendas GAME) fueron pioneros en el alquiler de juegos de consola. Lista de precios.

Retrojuguete

AMM





 

Comentarios